Despierto
y encuentro que aún sueño
con lugares que parecen conocidos por soñados muchas veces.
Sedosos
cálidos
silenciosos
Construidos con luces imaginarias
que, sin embargo recuerdan lugares concretos definidos
orientados
localizados geográfricamente en las cartas antiguas olvidadas, tapadas, destruidas…

…y luego la penumbra

que invita al tacto
olvidando si es de noche o si duermo en sueños… ¿acaso importa?
¿importa estar despierto o muerto?
o solo importo yo
aquí
ahora, mientras describo con la mano
la línea sinuosa del horizonte que dibuja tu paisaje.